Cañón de Rio Dulce

Río Dulce conecta el Lago de Izabal con el Mar Caribe por lo que es un importante corredor biológico de más de 30 millas, para especies como el manatí (Trichechus manatus). El exuberante bosque tropical lluvioso en los márgenes del río y en especial en el Cañón ofrece un paisaje sorprendente, lo que hace de la región el umbral al Caribe Verde y uno de los principales destinos turísticos de Guatemala.

En Río Dulce se encuentra el Castillo de San Felipe, pequeño fuerte construido en la época de la Colonia, para proteger el área de los ataques piratas. Finalmente, al llegar al parque no deje de visitar la ciudad garífuna de Livingston, ubicada en la desembocadura del Río Dulce en la Bahía de Amatique.

Inmerso en un ecosistema del cual se puede recordar la riqueza del bosque Amazónico del cual procede; la selva tropical del Río de Izabal definitivamente es una selva imponente y única. Cuenta con la diversidad biológica más grande del país, con su exuberante vegetación en los ríos, fue llamada como la “Costa de Jade”.
Existe una extraordinaria abundancia de peces de agua dulce y salada en el área, como el jack mackerel que es uno de los favoritos de los pescadores locales y de los diferentes restaurantes de la región. Varios tipos de peces se pueden encontrar como el shad y el bass; esta variedad de peces hacen al río y al lago un paraíso para la pesca deportiva.
Las aves son una grandiosa parte de la costa Caribeña. Ruidosas o asustadizas, blancas o coloridas, grandes o pequeñas, toda clase de aves abundan en la región, varían y dan un toque aristocrático al área. Esta peculiar diversidad de imponente belleza ha atraído a los mejores ornitólogos a este Edén para el avistamiento de aves.
También existe una gran cantidad de especies dentro de la jungla, parte de un grupo de animales que se encuentran en peligro de extinción los cuales han encontrado un hábitat seguro. Nutrias y manatíes nadando en silencio, jaguares haciendo movimientos cautelosos dentro de la jungla y los pantanos ó los tapirs abriendo trechos formidables por los arbustos.
La esplendida naturaleza esta organizada en un ecosistema: prados tropicales debajo de las palmeras, junglas sin fin, praderas, pantanos, lagos, ríos, pantanos de mangle, arrecifes y costas marinas. No existe otro lugar en la región de Guatemala con tanta variedad ecológica, para aquellos deseando gozar de un viaje en lancha, caminatas y poder explorar.