Mayas

Los mayas son una cultura de América, actualmente ocupan los territorios de Guatemala, Sureste de México y regiones de Belice, Honduras y El Salvador; relativamente el territorio guatemalteco es el más poblado por los mayas donde todavía se encuentran manifestaciones importantes de su cultura, a pesar de la fuerte presión por “occidentalizarlos” por parte de los grupos dominantes económica y políticamente en el país, que está representado principalmente mestizos, blancos y ladinos (términos que definiéremos más delante de manera apropiada).

¿Desaparecieron los Mayas?
 
La respuesta es un rotundo no. Las sociedades se transforman y no son estáticas, generalmente reconocemos como Mayas aquellos que construyeron grandes ciudades como Tikal, Chichén Itzá, El Mirador, Aguateca, Ceibal, Palenque, Uxmal, entre muchas otras. Es como afirmar que las civilizaciones egipcia, griega y romana desaparecieron, no es así, se han transformado. 
 
Las sociedades se transforman porque buscan soluciones a sus problemas, conflictos y dificultades para resolver los retos que imponen el crecimiento de la población. Se necesita mayor control, medios de comunicación, más recursos para que funcionen el sistema imperante, de suerte que el cambio no necesariamente representa un avance tecnológico ni seguir en la misma línea, puede ser todo lo contrario; buscar balance con la naturaleza, armonía con ella, pero también puede ser un proceso de expansión y dominación así como defensa ante otras sociedades, lo que implica transformaciones en la sociedad.
 
Precisamente eso estaba sucediendo cuando los españoles llegan al territorio Maya, no un declive, no una desaparición afortunada o desafortunada, no un colapso. Los mayas con los que tuvieron contacto los españoles construyeron grandes centros ceremoniales, tenían escritura pictográfica, llevaban control del tiempo contando los días, conocían datos importantes que sucederían en el universo como eclipses, alineamiento de planetas, su conocimiento etnobotánico era increíblemente rico, sistemas de salud y prevención eficientes, entre muchas otras cosas que podemos conocer todavía en lugares apartados y muy reservados para los interesados en conocer a fondo esta cultura que se mantiene viva.
 
¿Quiénes son y de dónde vienen los Mayas?
 
Trataremos de dar una visión general de la cultura maya para responder estas dos interrogantes.
 
Los primeros pobladores de América, de acuerdo con los investigadores se remonta a más de 40 mil años, sin embargo la evidencia arqueológica es tan escasa que casi todos concuerdan que la fecha más antigua del hombre americano es de 12 mil años, se dice la “llegada” porque raras excepciones, se considera que el hombre americano llegó de Asia en diferentes migraciones, razón de diferencias en los rasgos físicos del hombre americano que encontraron los primeros europeos a lo largo de todo el continente.
 
La aparición del hombre americano alrededor del 12 mil antes de Cristo coincide con la existencia de la megafauna, de la cual hay evidencia de su interactuación con el hombre americano, como los restos fósiles en Guatemala, Nicaragua, Costa Rica y Panamá, por hablar de la región centroamericana. 
 
Las culturas denominadas Folson y Clovis, son las más predominantes y se refieren los estudiosos a bandas, clanes cazadores que utilizaron tecnología lítica modesta, en algunos casos y más desarrollada en otros. La dominación del medio y los cambios climáticos que coinciden con la domesticación de plantas, provoca el sedentarismo como medio de adaptación a una nueva etapa ambiental, de manera que la evidencia material cultural que se encuentra a lo largo de todo el continente muestra ese sedentarismo que no necesariamente es razón para creer que se está progresando, sino una forma de adaptación al medio que ahora impera, por ejemplo, la desaparición de la megafauna y de plantas que constituían alimento base para dichas sociedades.
 
La domesticación de las plantas es un proceso lento que va acompañada con la caza, recolección y pesca. Para que esto se haga más fácil, se deben buscar los medios para almacenar agua y comida. Surge así la cestería y la cerámica. La cerámica se constituye en la evidencia más importante para la arqueología para poder interpretar la forma de vida de dichas sociedades.
 
En América se conocen tres pueblos que merecieron el calificativo de civilizaciones, tal es el caso de los Mayas, Incas y Aztecas, los dos últimos posteriores a los Mayas.
 
En la región del actual territorio mexicano hasta una parte de Costa Rica, conocida hoy como Mesoamérica, se asentaron diferentes pueblos que compartieron una misma cosmovisión y diferente cosmología. De estos pueblos, el Olmeca, fue considerado por los estudiosos, como la cultura madre de Mesoamérica. Sin embargo, en las recientes convenciones y simposios internacionales de arqueología maya llevadas a cabo en Guatemala, se escucha y acepta cada vez más, que no fue así. Los mesoamericanos compartieron elementos fundamentales y cada pueblo los interpretó a su manera, dando como resultado el desarrollo de diferentes formas de control y dominio sobre sus propios pueblos así como de otros pueblos vecinos, ya sea por comercio, producción, economía, riqueza, sistema de gobierno, etc., el cual pudo influir de cierta manera a otros pueblos, pero la base de sus creencias fue la misma, de manera que Olmecas, Mayas, Izapas, etc., fueron contemporáneos e intercambiaron conocimientos y modelos de desarrollo para la interpretación de su cosmovisión.
 
¿Cómo aprender algo más acerca de los mayas?
 
Los estudiosos han dividido en tres periodos el desarrollo de las culturas mesoamericanas:
1. Preclásico
2. Clásico
3. Postclásico
 
Donde el primer período se refiere a la formación de las sociedades, una vez se haya dominado el medio, se volvieron sedentarios, comienza la estratificación social, hay un jefe, un gobernante, una familia dominante, hay especialización en la ejecución de tareas, es decir, división del trabajo, aumento de producción, tiempo de ocio y por lo tanto, ahora hay tiempo para observar el universo, los astros, las estrellas. Hay necesidad de entender al mundo, necesidad de escritura, de controles, etc.
 
El segundo período constituye, para el caso de los mayas, el período de mayor complejidad, la sociedad maya dividida en ciudades estados, gobernados por una familia, con sus territorios, con sus propios glifos-emblemas como medio de identificación de su ciudad, intensificación del intercambio comercial, competencia por superar a los rivales y vecinos, esto da un impulso a la creación artística manifestada en la cerámica, plumería, lítica, escritura, construcción, etc. 
 
Toda esta competencia llevó a los mayas a crear magníficas obras de arte, una competencia por conocer el movimiento de los astros, de dominación de mercados y centros de producción, de intensificar alianzas y realizar guerras floridas, de conocer las bondades de las plantas, de intensificar el conocimiento en las ciencias exactas, pero sin olvidar a sus Señores, al Creador, Corazón de Cielo y Corazón de la Tierra, que son uno mismo. 
 
Las historias de la creación del universo, están recopiladas en el Popol Vuh, libro sagrado de los Mayas Quichés de Guatemala, que cuentan la continuidad de una tradición de la cosmovisión a largo de tres mil años, confirmada por los descubrimientos en el sitio arqueológico de El Mirador, en la selva petenera, al norte de Guatemala y por otras ciudades en México y Belice. 
 
Muchos de los descubrimientos más fascinantes de la cultura maya, como la escritura en el período Preclásico, los frisos de El Mirador en Petén que dan cuenta de esa continuidad mitológica de la creación del mundo maya, gobernantes mujeres a cargo de ciudades poderosas que descartan la idea de que solamente los hombres podían serlo, pinturas murales exquisitos que hablan de costumbres y tradiciones que siguen vigentes, tumbas reales, ciudades perdidas, se han dado en Guatemala.
 
Nuevamente cambios climáticos y transformaciones sociales, marcan una nueva etapa para las sociedades mayas, este es el tercer período, durante el cual hay un intercambio más profundo en las sociedades mayas, recibiendo influencias de otros pueblos mesoamericanos y que transforman la vida maya. Los pueblos estaban en constante búsqueda de sus antepasados, en expansiones o reducciones de sus territorios, cuando hace su aparición el hombre europeo en el escenario americano, para cambiar y transformar una vez más, a las sociedades americanas. 
 
Violento ha sido este cambio para los mayas de la península de Yucatán y todo el territorio guatemalteco, ya que se transformaron los patrones de vida de las sociedades mayas, se cortó la continuidad histórica y se rompió el tejido social, provocando confusión en el pueblo maya. Todo esto fue posible a una dominación económica y religiosa a través de la fuerza y la violencia, basada en la superioridad de raza y la búsqueda de la justificación jurídica para poseer ilegalmente las tierras que pertenecen a los pueblos mayas.
 
Ese rompimiento, quizás perverso, pensado o no, ha dañado para siempre la continuidad de ese conocimiento milenario y ancestral de la cultura  maya, la cual se resiste a morir en espacios muy reducidos y que guarda celosamente con sus sacerdotes y xamanes, el conocimiento infinito de esta parte de la tierra. 
 
Al visitar Guatemala, es necesario despojarse de máscaras religiosas e ideas propias, para comprender que hay otras maneras de entender el mundo, que no solamente existe una, sino miles maneras de vivir e interpretar la vida. 
 
Sitios Arqueológicos más importantes de Guatemala
 
Dado que los países actuales tienen extensiones territoriales que nunca consideraron la unidad de los pueblos culturalmente relacionados, al otro lado de las fronteras del actual territorio guatemalteco, se extienden decenas de pueblos mayanses que una vez interactuaron entre sí y juntos hicieron crecer a una de las sociedades más complejas del planeta. Así que, solamente en Guatemala, se encuentran más de 3 mil sitios arqueológicos, de los cuales listaremos 20, para que pueda visitarlos con Maya Kakaw Travel, una operadora de turismo que cuenta con profesionales de la arqueología y guías especializados y autorizados en el tema, para que los disfrute en medio de recorridos espectaculares entre pueblos pintorescos y originales o entre la selva.
 
Sitios arqueológicos mayas de las Tierras Bajas Centrales (Norte de Guatemala)
 
Tikal
 
El Mirador
 
Yaxhá
 
Uaxactún
 
Aguateca
 
Ceibal
 
Cancuén
 
Sitios arqueológicos mayas de las Tierras Periféricas Orientales (Izabal)
 
Quiriguá (Patrimonio cultural de la humanidad)
 
Sitios arqueológicos de las Tierras Altas de Guatemala (Cadena montañosa y volcánica)
 
Iximché
Gumarcaaj
Mixco Viejo
Zaculeu
Guaytán
 
Sitios arqueológicos de la Costa Sur de Guatemala (Costa Pacífica)
 
Takalik Abaj
La Democracia
El Baul, Las Ilusiones y Cotzumalguapa
 
Sitios de investigación de la cultura maya, recomendados por Maya Kakaw Travel:
 
Organizadora de los simposios internacionales de arqueología Maya en Guatemala
 
Fundación para el desarrollo de estudios mesoamericanos
 
FAMSI Logo